Fundación Trilema | ‘Alimentando el cambio’ arranca su segunda fase
8118
post-template-default,single,single-post,postid-8118,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-child-theme-ver-1.0_11.2,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

‘Alimentando el cambio’ arranca su segunda fase

Ayer por la mañana se presentaron en Madrid las novedades de la iniciativa Alimentando el cambio, que busca promover cambios de comportamiento hacia hábitos de alimentación e hidratación más saludables y sostenibles. El acto contó con la presencia de Nuria Manzano, directora del Centro Nacional de Innovación e Investigación Educativa, y representantes de las entidades implicadas en el proyecto: Ana Enrich, directora de la Fundación Ashoka en Barcelona, Laia Mas, directora de Public Affairs de Danone Iberia, Carmen Pellicer, fundadora y presidenta de la Fundación Trilema y el Dr. Francisco Tinahones, médico endocrinólogo y presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO).

Alimentando el cambio busca impactar positivamente en la alimentación, salud y bienestar de las nuevas generaciones. Esta iniciativa se estructura a través de tres grandes áreas de actuación:
1. En la escuela, a través de un movimiento positivo que fomente el cambio.
2. En los puntos de venta, ayudando a las familias a hacer compras más saludables.
3. En la comunidad, facilitando el acceso a hábitos más saludables.

La obesidad y el sobrepeso infantil, un problema del SXXI.
Durante su intervención, el Dr. Tinahones ha analizado la situación actual de sobrepeso y obesidad infantil en nuestro país, donde el 41% de los niños entre 6 y 9 años tiene sobrepeso o padece obesidad.

Alimentando el cambio es una iniciativa orientada a la acción y al desarrollo de soluciones que puedan tener un impacto real. Tinahones ha destacado la importancia de este tipo de iniciativas: “La obesidad infantil es uno de los problemas sociosanitarios más graves del siglo XXI. En una gran mayoría de casos, un niño obeso será un adulto obeso. Para hacer frente a esta situación es necesario fomentar la prevención mediante prácticas saludables y sostenibles entre los niños y niñas, y la escuela es un espacio clave para conseguirlo”.

Iniciativas exitosas en las escuelas españolas.
La Fundación Ashoka, fundación sin ánimo de lucro que apuesta por la innovación social para construir una sociedad de agentes de cambio, ha realizado un mapeo para identificar y estudiar las iniciativas que ya se están llevando a cabo en el entorno escolar español. A partir de un diagnóstico a base de entrevistas con los principales expertos relacionados con el entorno de la salud y la educación, con los que se definieron los criterios para identificar proyectos educativos de éxito.

A partir de ahí, Ashoka ha mapeado 86 escuelas de 5 comunidades autónomas (Madrid, Cataluña, País Vasco, Galicia y Andalucía) de los cuales solo el 16% tienen incorporados proyectos de alimentación saludable y estilos de vida sostenible en el Proyecto Educativo del Centro. El 75% de estos centros implica a actores externos a la comunidad educativa.

Ana Enrich, directora de la Fundación Ashoka en Barcelona, explicó: “Queremos que Alimentando el cambio sea un proyecto con impacto a escala que aborde el problema desde la raíz, buscando fortalecer prácticas saludables y sostenibles entre los niños y niñas. Nuestra ambición es crear una generación que tenga la capacidad y las herramientas para mejorar su vida y la de su entorno”.

Para lograr este cambio sistémico y en escala, la Fundación Trilema se ha unido a la iniciativa Alimentando el cambio aportando su experiencia en formación y en gestión de centros educativos gracias a su equipo de profesionales y las seis escuelas Trilema que existen en España.

Se trata de un programa para aprender hábitos alimentación e hidratación saludables y llegar al 50% de escuelas de primaria.

Alimentando el cambio tiene como objetivo transformar los hábitos de alimentación e hidratación de los niños españoles. Se busca favorecer el acceso al conocimiento en cuestiones de nutrición y salud desde la escuela e impactar positivamente en el estilo de vida de los más pequeños. Para lograrlo se realizarán actuaciones en los centros educativos a través de directores, profesores, familias, monitores de comedor y alumnos.

La Fundación Trilema tiene una amplia experiencia en el campo de la educación, formando desde 1998 a profesores, equipos directivos y asesores. “Buscamos un cambio real en los hábitos en las escuelas a través de un proyecto totalmente alineado con nuestra filosofía de la educación”, afirmó Carmen Pellicer.

Las nuevas actuaciones de Alimentando el Cambio incluyen la implantación de un programa integral de transformación de la cultura de la escuela enfocado a niños de 2 a 12 años. Se busca generar cambios de conocimiento y de comportamiento medibles sobre los hábitos de alimentación e hidratación a través de proyectos integrales a trabajar en el aula, con actuaciones presenciales formativas dirigidas a:
– Los niños, dentro y fuera del currículo escolar.
– Directores y docentes, para incorporar nuevas políticas saludables en los centros.
– Las familias y los monitores de comedor, para asegurar la colaboración e implicación en el programa.

La fase piloto del programa se llevará a cabo en durante el curso 2019-2020 en 15 colegios a nivel nacional, con más de 7.500 alumnos implicados, 225 profesores y 100 monitores de comedor. Al acabar se analizarán los resultados de cara a la ampliación y lanzamiento del programa a partir de septiembre 2020.

Estas acciones se completarán con otras como la elaboración y publicación de un Libro Blanco sobre los hábitos de alimentación saludable e hidratación; la creación de una red de colegios saludables; el desarrollo de una formación presencial para todos los agentes involucrados con los comedores infantiles y una APP de comunicación entre colegio y familias para un adecuado seguimiento de las actuaciones.

La ambición del programa es impactar a un 50% de las escuelas de primaria de España y llegar a casi 2,3 millones de niños. Se aspira a mejorar la calidad de la dieta de los niños poniendo especial atención en los momentos de consumo en los que suelen tener un patrón alimentario menos saludable, como pueden ser el desayuno y la merienda, favoreciendo la introducción de frutas, cereales y alimentos lácteos en la escuela y en casa y promoviendo el consumo de agua como bebida fundamental para una correcta hidratación.

Un movimiento inclusivo
Alimentando el cambio busca ser una iniciativa sostenible en el tiempo, de alto valor y gran escalabilidad. Además de los socios fundacionales, cuenta la implicación de una potente coalición de empresas y entidades, incluyendo la editorial Edelvives, la empresa de restauración colectiva Serunion, la Universidad San Pablo CEU y la Fundación Sant Joan de Déu. “La obesidad infantil es un problema multifactorial que exige una respuesta coordinada de todos los agentes implicados: la industria, la distribución, la restauración colectiva, el sector de la publicidad, las autoridades sanitarias, los padres, los educadores, y muchos otros. Alimentando el cambio es un movimiento que quiere sumar, abierto la participación de más agentes para hacer realidad su ambicioso objetivo”, concluyó Laia Mas.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.